Foto educacion-sevilla-ministro-franquista
Sin comentarios 850 veces visto

Un colegio público sevillano luce el nombre del Presidente de la Comisión Depuradora del Magisterio, Manuel Lora Tamayo

El 18 de mayo de 2018 la Consejería de Educación estableció que el 14 de junio se dedicase a la Conmemoración del Día de la Memoria Histórica y Democrática en los centros educativos andaluces. Desgraciadamente, la educación sevillana vive una escandalosa anomalía como es la que un colegio público de la capital aún mantenga el nombre del presidente de la Comisión Depuradora del Magisterio Sevillano y ministro franquista de Educación, Manuel Lora Tamayo.

De las depuraciones profesionales del franquismo una de las más intensas e implacables fue la que sufrieron los docentes. Se trató de una purga ideológica a gran escala, que dejó marcado al magisterio.

Lora Tamayo fue nombrado el 25 de noviembre de 1936 Comisario-Director del Instituto Murillo en sustitución de José Sánchez Romero, destituido del cargo y suspendido de empleo y sueldo, al inicio del proceso depurador. La presidencia de las Comisiones Depuradoras del magisterio debía recaer en el Director de los institutos de segunda enseñanza de la capital de provincia. En esta presidencia sustituyó a Joaquín Sánchez Pérez y fue el que la ejerció durante más tiempo, en un periodo de gran dureza represiva: maestros y profesores depurados, colegios e institutos clausurados. Un paso atrás gigantesco para la enseñanza del país. Tras Lora Tamayo, ejerció la presidencia de la Comisión Depuradora sevillana José Hernández Diaz. Su posición de privilegio en el sistema educativo franquista, permitió a Manuel Lora Tamayo quedar exento de la depuración, mientras sus compañeros de profesión fueron obligados a pasar por semejante calvario.

Todos los enseñantes debían pasar por un expediente de depuración para mantener su puesto. Algo más de un 13% de los maestros sevillanos sufrieron sanciones, algunos con la expulsión del cuerpo, pero también la menos grave de estas dejaba señalado al maestro. Se sancionó por motivos políticos, ideológicos, de orientación pedagógica, por la conducta moral y por las creencias religiosas o hacia la religión. El proceso carecía de garantías: las Comisiones y sus miembros podrían proponer sanción “siempre que en conciencia crean acreedor a ella al encartado, aun en los casos en que por circunstancias especiales no haya en el expediente prueba bastante por escrito” (Circular de 28 de enero de 1937).

Desde el inicio del golpe militar, los docentes de izquierdas y republicanos sufrieron la represión física llevada a cabo por los golpistas. Un mínimo de 30 maestros y maestras sevillanos fueron asesinados. Los presidentes de las Comisiones Depuradoras en absoluto desconocían esta represión. Basta citar el dramático caso del maestro de Pruna Francisco López, fusilado en esta localidad, en septiembre de 1936, por aplicación del Bando de Guerra, nada más regresar de su localidad de origen. Es probable, según fuentes orales, que algunos de sus alumnos presenciasen su muerte.

Pues bien, Manuel Lora Tamayo, como presidente de la Comisión Depuradora del Magisterio, elevó a la superioridad que visto el expediente y “resultando de la información que falleció en los primeros días del Glorioso Alzamiento, se eleva a V. E. a los efectos que estime oportunos” (1939). La decisión fue que continuase tramitándose el expediente de depuración, proponiendo la Comisión Depuradora sevillana (19 de mayo de 1940) la sanción de separación definitiva del servicio de Francisco Ruiz López).

En 1941, Lora Tamayo ya formaba parte del Consejo Nacional de Educación y en febrero de 1942 fue nombrado Vicerrector de la Universidad de Sevilla. Ese mismo año es trasladado a la Universidad de Madrid, donde también ocupó el cargo de Vicerrector (1944), en lugar, otra vez, de un profesor cesado, Julio Palacios, que lo había sido por haber firmado un manifiesto en favor de Juan de Borbón.

Estos son los hechos. Corresponde a los ciudadanos y sus representantes valorar si, en el contexto de una escuela democrática, un colegio público de Sevilla debería mantener el nombre de uno de los principales protagonistas del inicuo proceso de depuración y represión de los maestros y maestras sevillanos.

*Existen otros dos colegios con esta denominación en Andalucía: uno público en Bonares y otro privado en Jerez.

Sindicato de Enseñanza de CGT.Sevilla

Recomendados

Los gestores de ALSA (Nex Continental) en Andalucía ponen el verano caliente.

El ambiente en todos los centros de ALSA (NEX CONTINENTAL) en Andalucía se caldea y no por los rigores del verano, sino [...]

Este sábado CGT AMAYA estará en Sevilla solicitando la categoría de Bombero Forestal

DESDE CGT AMAYA PEDIMOS APOYO POR PARTE DE TODA LA CGT PARA QUE EL DIA 13-12-2014 SE VEA UN GRAN BLOQUE DE ESTA SECCION [...]

Inicio de curso en Secundaria

Cuando creemos que se ha llegado al límite y no se puede hacer peor la Consejería de Educación se supera. A sabiendas, d [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es uno + tres ?

Los comentarios están moderados, por lo que no se garantiza su publicación. La web no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.