Foto arton3175
Sin comentarios 1519 veces visto

'Yo no le di ninguna paliza, no soy una persona violenta; él vino provocando'

Todos los sindicatos del Ayuntamiento de Jerez se reunirán este lunes para determinar si la bronca registrada en plena calle entre dos funcionarios municipales -uno de CGT y el otro de UGT- tiene su origen en el clima de crispación que reina en el consistorio, derivado de las protestas por el impago de nóminas o se debe a un enfrentamiento personal entre el ugetista -Rubén Pérez Carvajal (delegado sindical en el Ayuntamiento jerezano y miembro además de la ejecutiva local del PSOE)- y José García López, afiliado de CGT y vigilante del área municipal de Tesorería.

El caso ha elevado la tensión sindical y política hasta el extremo de que UGT convocó el pasado viernes una rueda de prensa para denunciar el suceso y el PSOE calificó el incidente callejero como "brutal agresión" al delegado ugetista y militante del partido. La CGT en Jerez ha defendido a su afiliado y niega que sea un sindicato violento.

Según José García López (50 años), vigilante municipal, profesor y experto en artes marciales, afiliado y ex delegado sindical de CGT, "no hubo paliza, porque no soy una persona violenta, todo lo contrario". García no sólo ha negado que haya propinado una paliza el pasado miércoles 20 al delegado de UGT en el Ayuntamiento de Jerez y miembro de la ejecutiva local del PSOE, sino que sostiene que fue el de UGT quien provocó la bronca.

Según la denuncia interpuesta en la comisaría de Jerez este pasado día 22 por García López, a la que ha tenido acceso ELMUNDO.es, quien fuera acusado por la UGT de agresor afirma que se encontraba en la terraza de un restaurante con otro amigo, M.R.D., tras haber almorzado con su esposa, cuando el sindicalista de la UGT pasó con su moto por el lugar y le miró, luego se bajó de ella "y con el casco en la mano" se dirigió a ellos.

'¿Qué miras, hijo de puta?'

En la denuncia se hace constar que el ugetista comenzó a proferir insultos como "¿qué miras, hijo de puta?" y amenazas como "ya te cogeré, cabrón".

José García sostiene que le pidió que cesara en su actitud y que se marchara del lugar porque no quería enfrentarse con él, y añade que Ruben Pérez, "lejos de calmarse, se puso más agresivo profiriendo nuevos insultos". Luego, la persona que acompañaba a García se interpuso entre ambos sindicalistas produciéndose un forcejeo en el que M.R.D. afirma que recibió "varios golpes" con el casco por parte de Rubén Pérez.

El sindicalista de la CGT manifestó ante la Policía que "entre ambos y con la ayuda de un camarero del bar" -que comparecerá como testigo en la causa- "consiguieron que se marchara del lugar".

La persona que medió en la bronca fue asistida luego en un ambulatorio cercano de lesiones en una mano. Según el vigilante municipal, toda la polémica le está causando un grave perjuicio en su imagen profesional y "mucha preocupación" en el entorno familiar: "Se me ha tachado de violento y para nada, soy un hombre que siempre ha luchado contra la violencia de género y estoy en contra de la violencia. Todo aquel que me conoce sabe de sobra que soy una persona que lo da todo", declara García.

Galeria

Recomendados

32º Comunicado. Agosto 2011

En nuestro comunicado anterior (Junio) el contador contabilizaba 57.750 nombres de víctimas de la represión del golpe y [...]

CTP y UGT exigen una solución para los vigilantes municipales

Las secciones sindicales quieren que se culmine el proceso para cubrir las bajas. Los representantes sindicales de CTP [...]

El botín franquista no se toca

{“En toda condena se impondrá, necesariamente, sanción económica: pérdida total de bienes, pago de cantidad fija, o pérd [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es siete + seis ?

Los comentarios están moderados, por lo que no se garantiza su publicación. La web no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.