Foto arton2542
Sin comentarios 1545 veces visto

Los Merinales, esclavos sin huella

El pasado 18 de julio, LXXIV aniversario del golpe que desató la Guerra Civil, Arístides Pedraza y su compañera se citaron al mediodía con Cecilio Gordillo. Querían que les guiara en la visita a un lugar muy especial, situado en la margen derecha de la carretera N-IV sentido Cádiz, entre Bellavista y la lujosa urbanización de La Motilla, en el término del municipio sevillano de Dos Hermanas. Venían de Suiza y querían ver el lugar donde el padre de Arístides, el maestro Antonio Pedraza, de Nerva (Huelva), había sufrido trabajos forzados, como mano de obra gratuita, como perdedor, como esclavo. Un destino que compartió con decenas de miles de presos políticos más en toda España, de ellos entre 7.000 y 10.000 en la provincia de Sevilla.

Quién sabe si alguno de los hombres que aparecen en esas fotos cavando a pico y pala el Canal del Bajo Guadalquivir, el Canal de los Presos, cuyos 159 kilómetros entre Peñaflor y Lebrija permitieron convertir en regadíos unas 80.000 hectáreas de secano y enriquecer aún más a grandes familias terratenientes, era su padre, cuyas huellas venía buscando.

Pero al recorrer el terreno sintieron asombro e indignación, recuerda hoy Cecilio Gordillo, coordinador del grupo Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía del sindicato anarquista CGT. Porque, al contrario que en otros Lager y campos del nazismo y el estalinismo, preservados como prueba y recuerdo del horror que encerraron, en el campo de concentración para trabajos forzados de Los Merinales, oficialmente Colonia Penitenciaria Militarizada, las escasas ruinas que sobresalen entre los rastrojos permanecen sin señalizar, invisibles, abandonadas y expuestas a la erosión del olvido y al desprecio ignorante de los que vierten escombros o, como bajo ese eucalipto, un montón de neumáticos.

El hijo del preso le preguntó a su guía: «¿Cuánto dinero aportaron esos miles de presos a la economía de Sevilla y Dos Hermanas durante 22 años? ¿Ni siquiera se puede poner un cartel en condiciones, o una valla para impedir que tiren basura?». La CGT, de momento, ha pedido a la Junta que lo declare Bien de Interés Cultural y construya un museo.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/09/05/andalucia/1283703026.html

Recomendados

El pueblo quiere la caída del sistema. Año V de la Revolución tunecina

{El sábado 1 de febrero, en la sede de la Liga Argelina de Defensa de los derechos humanos (LADDH) y del SNAPAP (Sindica [...]

317 guerrilleros, familiares y enlaces, asesinados/fusilados (ejecutados extrajudicialmente), muertos en encuentros armados, en `todos (...) los nombres_´.

Con estos 317 nombres, la Base de Datos de represaliados por el franquismo en Andalucía, Extremadura y Norte de Africa, [...]

19J: Manifestación en Sevilla contra los recortes

Desde hace tiempo en CGT venimos trabajando para construir junto a otros sindicatos, la unidad sindical tan demandada po [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es uno + nueve ?

Los comentarios están moderados, por lo que no se garantiza su publicación. La web no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.