Foto IV_Escuela_Libertaria_Mujeres-Negro-2
Sin comentarios 433 veces visto

IV Escuela Libertaria de Dilar, o el tránsito de las emociones, sensibililidades y los cuidados en el centro hacia una vida plena

Proyecciones cinematográficas, literatura, charlas, ponencias, debates, música, sindicalismo, paseos por la naturaleza... y un largo etcétera de actividades que tienen como centro neurálgico, este año, los "Feminismos y Cuidados"...

Así se anunciaba en la campaña de inscripción que, desde CGT Andalucía, Ceuta y Melilla, se realizó durante los meses previos al encuentro en Dilar. Lo que no nos imaginábamos es que, como suele pasar, la realidad supera todas las expectativas, porque, y aunque intentar resumir todo lo que allí aconteció en una frase puede parecer pretencioso y siempre insuficiente, si algo puede sacarse en claro de todas las manifestaciones que allí se dieron es la importancia de entender y cuidar...de poner la vida en el centro.

Dice Rita Segato que al cerrarse los espacios de cuidados, cuando las mujeres salieron al mercado laboral, estas se organizaron por barrios, por comunidades, por casas. Es decir, crearon redes de cuidado supliendo, con la acción comunitaria y autogestionada, una demanda social. Algo habitual en Latinoamérica, que en Europa se está resignificando en un cambio de mentalidad del hombre, a pesar de las construcciones opresoras del patriarcado.

En un momento en que el capitalismo se caracteriza por concentrar la riqueza, por el extractivismo feroz y por precarizar la vida, es fundamental recuperar la capacidad de crear estas redes de cuidados, esta política feminista. Porque maternar, por ejemplo, es transformar la sociedad al tener en nuestras manos la posiblidad de crear futuras individuas libres de prejuicios y discriminación.

Colocar los cuidados en el centro supone tomar conciencia de que el cuidado es un derecho central para la vida, sin cuya existencia simplemente el mundo no tendría continuidad. Como decían las compañeras en el interesantísimo documental que visualizamos como primera actividad de la escuela “¡Cuidado, resbala!”: “Sin nosotras no se mueve el mundo”.

Hacer una escuela libertaria de estas características nos da pistas de hacia donde está respirando la sociedad, en busca de su propia supervivencia y del bienestar social. Somos cada vez más las personas que nos enfocamos en las posibilidades de emancipación, sin dejar de advertir toda la tragedia que asola nuestro mundo y aún sabiendo que el cuarto poder ejerce un control estricto de hacia dónde debe ir dirigida nuestra mirada. Nosotras sabemos que la transformación de la sociedad pasa por el proceso de búsqueda colectiva, y que este proceso precisamente es tan importante como el resultado.

Reivindicar la emoción y el derecho a la alegría, la magia del encuentro entre iguales, el abrazo del reconocimiento a la otra y su diferencia, la calidad de los buenos tratos como elemento fundamental de cualquier formación, atender a los tiempos, a los ritmos, constituyen la columna vertebral de esta IV Escuela Libertaria, así que solo dejaremos algunos apuntes en torno a esta columna vertebral, atendiendo a lo que ha generado en los cueros y en las mentes de las participantes, más allá del contenido teórico de las ponencias:

  • Comenzamos la escuela con la proyección del documental “Cuidado resbala” que nos colocó en el punto perfecto de indignación necesario para movilizarse. Tuvimos conciencia entonces de que “la unión con las semejantes crea un discurso común a partir de la colectivización de las experiencias, surgiendo la potencia del discurso colectivo.” Vimos a esas mujeres más allá de la pantalla, las visualizamos al lado, sentadas entre nosotras abanicándose. Quisimos abrazarlas y darles su lugar en el mundo.

  • Después llegaron las trabajadoras del SAD, explicaron la situación las trabajadoras del Servicio de Atención Domiciliaria contextualizando cómo surgió y poniendo en valor su labor como oficio que no debe mercantilizarse.

    Para estas mujeres, los cuidados requieren de una atención vocacional, que no debe ser banalizada ofreciéndose como trabajo a personas en situación de exclusión. Isabel Arrabal, Ana Richarte y Carmen Murube hablaron desde el tú a tú de quien ama lo que hace y conoce la importancia de cada gesto pequeño, porque saben que en la sociedad que nos aprieta lo pequeño está desprestigiado. Sin embargo eso no las desmotiva, son ejemplos de lucha en espacios tradicionalmente femeninos.

  • En la noche hicimos un recorrido histórico por las mujeres libertarias, a través de la voz narradora de Ángela Sánchez, Secretaria de Formación de CGT Confederal. Un exposición titulada “Mujeres en el Anarquismo Español” que estuvo colocada alrededor del patio, a pesar del viento. Y supimos que hay que recordar a estas mujeres, pioneras, trasngresoras, modernas, que vivieron muerte, encarcelación y destierro.

    Desde Francisca Saperas, Federica Montseny, Antonia Mainont, Lucía Sanche Saornil, María Bruguera Pérez y muchas otras. El relato, como un cuento, estuvo plagado de detalles y momentos de emoción. Ángela explicaba que la idea de que esas mujeres estuvieran condenadas al olvido le parecía injusta, reivindicando su importancia como imprescindibles para conocer la lucha obrera desde sus orígenes.

    De ahí la idea de la exposición, ya que los medios de comunicación sólo ponen el foco en aquello a donde quieren dirigirnos, la tradición oral, el contarnos las unas a las otras quienes son estas grandes de la historia, se convierte en una herramienta a servicio del avance social desde lo cotidiano.

  • El sábado tuvo lugar el taller sobre la Renta Básica de las Iguales (RBis), a cargo de Mary Fidalgo, que preparó el espacio trabajando con el grupo para conseguir una mayor integración.

    La RBis supone un paso de gigante hacia una sociedad organizada, donde la vida plena, la realización personal y el cuidado mutuo, suponen actos lógicos que dejan atrás la cárcel que crean los mercados y el estado. Supone autonomía plena en torno a los principios de equidad y universalidad, poniendo de relieve el derecho de ciudadanía. En definitiva, la lucha por los derechos sociales en base a la condición de existencia.

  • En la tarde nos encontramos con Mujeres de otra Orilla, Mujeres de Negro, PETRA Maternidades Alternativas y La Porvenir, testimonios muy interesantes que tenían en común haber puesto la vivencia y la emoción como parte contratante de la vida política.

    La Asociación Imagina Educación Alternativa supuso el toque de humor con la performance sobre la sección femenina, mostrando al grupo una manera de trabajar que usa el teatro como herramienta de intervención social.

Mujeres interesantísimas, dotadas de una experiencia vital puesta al servicio de la comunidad, desde sus distintos centros de poder, constituyendo un mapa complejo que pasa por la migración, la lucha por la paz, la maternidad como elemento antisistema, la desestigmatización de la salud mental y el arte escénico como activismo social.

  • Por la noche disfrutamos de la artista Ámtara, que llenó el patio con canciones escogidas y su exquisita sensibilidad. “Ojalá que las hojas no te toquen el cuerpo cuando caigan…”, y todas coreamos canciones de siempre y otras nuevas que resonaban con nuestros diferentes momentos vitales. Una mesita baja alumbrada por la luz tenue de una lámpara cubierta, el cuerpo de Tam y toda su vulnerabilidad. Un regalo. Seguimos el ritmo con respeto y luego algunas bailamos.

  • El domingo se realizó a primera hora una salida al campo que finalizó en la cascada con un baño glorioso, síntesis perfecta de lo que ha sido el grupo: libertad para hacer, ser y estar; respeto a la diversidad de los cuerpos, ritmos y manifestaciones. Pese al calor y algunas ausencias de última hora, la actividad finalizó con éxito.

Sentimos de manera colectiva que este éxito fue un proceso construido entre todas. Desde la planificación de la idea en la Secretaría de Acción social de la CGT, con Say a la cabeza en colaboración con todo el equipo, pasando por el espacio de Huerto Alegre como centro neurálgico y facilitador, hasta la actitud abierta y cooperadora de todas las personas participantes.

Como conclusiones finales se realizó una asamblea abierta donde salieron a la luz propuestas concretas para un mejor funcionamiento de Escuelas posteriores orientadas a algunos de los temas tratados como la RBis, reflexiones sobre las propias emociones gestionadas en colaboración con el grupo y otras relacionadas con la logística.

Se destacó la importancia del encuentro intergeneracional, poniendo el ojo también en el adultocentrismo y en cómo aún existiendo lugar propio para les niñes, estos habían seguido estando en un segundo plano. Nos dimos cuenta también de que quizás relegando algunas necesidades secundarias (menú) en favor de la colectividad, era más importante que fomentar una mayor participación a la hora de organizar.

Se constató que en las dinámicas de participación comunitarias, también son importantes los cuidados. Poner atención en quien acoge en los espacios, quien proporciona bienestar en cuanto al respeto por los pactos establecidos, quien lo aprovisiona. Dotar a estos ámbitos de infraestructura emocional como punto de partida, con el cuidado del lenguaje, atención a la escucha, respeto, disposición de los cuerpos.

Como decía Mary Fidalgo, al final se trata de un proceso de despatriarcalización. Porque los cuidados en el centro supone validar las maneras cotidianas tan características de los espacios de mujeres, esas maneras que provocan los auténticos cambios a largo plazo, capaces de generar reflexiones internas que no se quedan en hechos puntuales.

La emancipación social tiene que pasar forzosamente por asumir todo lo que hasta ahora hemos considerado pequeño y cotidiano, por tomar conciencia de lo que ocurre alrededor y pararse a mirar de verdad. En palabras de León Giego a través de la preciosa voz de Mercedes Sosa:

"Que el dolor no me sea indiferente

Que la reseca muerte no me encuentre

Vacío y solo sin haber hecho lo suficiente".

Así ha ocurrido en esta IV Escuela Libertaria.

 

 

 

 

 

Recomendados

Más de 47.300 víctimas del franquismo continúan sepultadas en fosas comunes andaluzas

Cuando se cumplen diez años de las primeras excavaciones, Andalucía sólo ha recuperado los restos de 3.142 víctimas del [...]

Violencia de Género, Violencia de Estado, enero 2016

En el mes de febrero, este mes, han sido asesinadas 8 mujeres, más una niña de 1 año, la última mujer asesinada el 22 de [...]

CGT interpone Demanda de conflicto colectivo por aplicación de flexibilidad horaria en reducción de jornada

Con fecha 12 de mayo de 2015, la Asesoría Jurídica de CGT ha presentado en la Audiencia Nacional demanda de conflicto co [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es siete + tres ?

Los comentarios están moderados, por lo que no se garantiza su publicación. La web no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.