Foto arton4166
Sin comentarios 1439 veces visto

28F: Nos sobran los motivos

Un millón 102 mil 398 parados
en Andalucía. Uno de cada tres andaluces está en paro y casi la mitad (el 42,4 por ciento) no cobra ninguna
prestación. En enero de este año, otras 18.569 personas más en las listas de las antiguas oficinas del Instituto Nacional de Empleo. De nuevo liderando el ranking de aumento del paro, al representar el 14 por ciento del total del país, según los últimos
datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. El desempleo castigó sobre todo al sector servicios y a la agricultura.
La construcción fue la primera
en caer al inicio de esta crisis que parece no tener fondo.
El desmantelamiento de la industria, de lo que queda de ella, continúa implacable. Así, el índice de producción industrial
de Andalucía cayó en diciembre
pasado un 18 por ciento
respecto al mismo mes del año anterior. 2012 fue el sexto año consecutivo de descenso de este índice en la región.

El 40 por ciento de los andaluces,
más de tres millones, está en riesgo de pobreza y más de la mitad tiene dificultades
para llegar a fin de mes. Lo dice la Red Andaluza de Lucha
contra la Pobreza y la Exclusión
Social en su último informe.
Andalucía es también la segunda comunidad autónoma (sólo superada por la Comunidad
Valenciana) en número de desahucios (7.133 en el primer semestre de este año) y encabeza
la lista de ejecuciones hipotecarias
previstas en España, con 3.272 según el Consejo General
del Poder Judicial (CGPJ).

Indicadores todos ellos de la situación que atraviesa Andalucía,
donde se está produciendo
una quiebra social. Porque cada vez es mayor la desigualdad
entre los que más y los que menos tienen. En un contexto político marcado por el pacto entre PSOE e IU, cuyo balance después de once meses de gobierno
no es otro que la impotencia
y la incapacidad para hacer
cumplir sus propias leyes, disfrazadas de un discurso demagógico
y a todas luces esquizofrénico.
Lo último que se han sacado de la manga es el Pacto por Andalucía, impulsado por el propio Presidente de la Junta, José Antonio Griñán. Una suerte
de refrendo del Acuerdo de Concertación Social que la Junta
suscribe de forma periódica con la Confederación Empresarial
y sus cómplices, los sindicatos
UGT y CC.OO.

Esta vez, se le llama «gran pacto social entre empresarios y sindicatos para situar la negociación
colectiva en el centro
de la regulación laboral, como un instrumento de paz social, frente a la reforma laboral
». Grandes palabras para disfrazar
el fraude que representa este intento de contener la lucha
en los tajos y en las calles en una situación de auténtica emergencia social. Deben de tener
mucha prisa, y mucho miedo,
porque a los sindicatos «mayoritarios
» se les ha entregado ya un borrador con medidas que se incluirán en este «pacto por Andalucía» y otras que formarán
parte de la concertación. Una concertación a la que, de momento, ni se nos ha invitado
ni vamos a hacerles el juego.
Habrá que ver dónde queda este pacto tras la movilización del 28 de febrero, utilizada de forma demagógica por unos y otros.

Los mismos que no escuchan
a la población e incumplen
una y otra vez sus programas
electorales. No cumplen, ninguno, con el derecho que las personas tienen al empleo, a la sanidad, a la educación, a la vivienda,
a los servicios públicos de calidad. Al contrario, están llevando a cabo medidas antisociales
de todo tipo y recortes. Siendo cómplices del golpe de estado financiero ejecutado por la Troika (CE, BM y FMI) y los mercados. Con la corrupción campando a sus anchas. Como siempre, haciendo que la crisis la paguen las personas trabajadoras.

[*28F: Movilización permanente*]

Para la CGT, el 28 de febrero
es una fecha, otra más, para salir a la calle y dar respuesta
a esta agresión permanente a cada vez más amplios sectores
de población, producto de la política económica y social de los gobiernos central y autonómico.
Por eso llama a toda la población, a toda la clase trabajadora, a todas las organizaciones
sociales y sindicales
para que participen en esta y otras movilizaciones. Porque
los efectos del deterioro galopante de la situación económica,
social y política se hacen cada vez más insoportables.
También en Andalucía. Y la movilización tiene que ser permanente. Por la defensa de los puestos de trabajo, de unos servicios públicos universales y de calidad y por una democracia
participativa. Solo generando
una amplia y permanente
contestación en la calle es posible luchar contra las privatizaciones,
los despidos y los desahucios, los recortes de derechos
y la represión...

Salimos a la calle el 28 sin complejos. Armados de solidaridad
internacionalista, de federalismo
y autogestión, de apoyo mutuo y justicia social y ambiental. Por el reparto del trabajo y la riqueza. No hay vuelta atrás.

Barricada de Papel nº 11 Especial Día de Andalucía (pdf completo)

Archivos Adjuntos

Recomendados

EL PLENO DEL AYUNTAMIENTO DE MARBELLA PASADO POR “AQUAGEST”

Concentración, pitos, sirenas, canticos, ruido mucho ruido... han protagonizado la mañana del 25 de noviembre el Pleno d [...]

Preocupantes noticias sobre el estado de salud de Ezedine Eroussi en huelga de hambre desde el 19 de diciembre. Solidaridad urgente

{Preocupantes noticias sobre el estado de salud de Ezedine Eroussi en huelga de hambre desde el 19 de diciembre. Solidar [...]

Finaliza la exhumación de las 17 mujeres de Guillena fusiladas en 1937

Gerena (Sevilla). Finaliza la exhumación de las 17 mujeres de Guillena fusiladas en 1937. Ahora, las 27 de Fuentes de An [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es ocho + cuatro ?

Los comentarios están moderados, por lo que no se garantiza su publicación. La web no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.